proteger-tu-empresa-de-delitos-informáticos

Tiempo de lectura: 3 minutos

Organizaciones y usuarios se ven profundamente afectados por amenazas de ciberseguridad de forma muy habitual. Los ataques van desde delitos de comercio electrónico, robos informáticos, hackeos masivos o filtración de datos, entre otros. Es por esto que la ley de 1993, que castiga los ataques de ciberseguridad, no es suficiente en muchos aspectos y se ha tenido que adecuar y actualizar la legislación con una modificación de la ley, así como la firma del Convenio de Budapest, para alinearse con estándares internacionales, y la firma, en 2019, de cuatro decretos supremos para conseguir mejorar la ciberseguridad, con un objetivo claro: “hacer de la Ciberseguridad una política de Estado que comprometa a participar a todas las instituciones, sectores políticos y, por supuesto, al mundo privado”, en palabras de Andrés Chadwick.

plan gratuito centribal

Amenazas más habituales presentes en la red

Entre los riesgos digitales más repetidos, se encuentran los siguientes:

  • Acceso indebido a sistemas: ingreso indebido o no autorizado a un sistema informático, desde la apertura de un email sin autorización hasta el robo de información confidencial o sensible.
  • Phishing: el principal método de propagación empleado por los ciberdelincuentes donde casi el 91% de los ataques utilizan esta metodología.
  • Virus informáticos: el ataque de ciberseguridad más antiguo de todos. A día de hoy sus posibilidades son infinitas gracias a su versatilidad. Se propaga fácilmente mediante portadores voluntarios e involuntarios; emails, mensajería móvil, publicidad online, etc.
  • Pharming: la víctima sufre el delito en un mundo virtual absolutamente falso gracias a un virus que ingresa en su computador y que envía al usuario a una página web falsa de su banco.
  • Malware: ‘software malicioso’ que se inserta en los sistemas operativos o discos duros de computadores y smartphones para recolectar la información que genera el usuario.

¿Cómo protegerte de estafas virtuales?

Es una situación difícil y desagradable sufrir un ciberataque, la buena noticia es que puedes evitarlo. Es importante adoptar las medidas necesarias para vivir con tranquilidad en tu casa y trabajo y sobre todo realizar análisis de riesgos y vulnerabilidades.

Toma nota de las recomendaciones:

  • Cambiar las contraseñas del sistema periódicamente

Una estrategia eficaz es el uso de la letra eñe (inexistente en teclados extranjeros) y la inclusión de signos de puntuación. Ambos métodos ralentizan la capacidad de los robots programados para amenazar la seguridad de las contraseñas del sistema.

  • Usar antivirus de calidad

Recomendamos adquirir uno que sea actualizable y personalizable. Debemos apostar exclusivamente por programas originales (los piratas están, precisamente, llenos de virus) y por comprobar su fiabilidad periódicamente.

  • La conexión a internet ha de realizarse siempre tras un firewall

Los sistemas operativos lo facilitan, solo es necesario escoger las opciones más adecuadas y, por supuesto, activarlo en todos los ordenadores.

  • Utilizar discos duros externos

La idea es programar una copia de seguridad diaria y almacenarla. En caso de que suframos un ataque, nos será más fácil formatear los equipos infectados y usar los datos guardados en estos discos.

  • Prestar más atención a los celulares

El uso de conexiones inalámbricas para enviar datos importantes o documentos es una puerta abierta a los ciberataques. Debemos evitar llevar a cabo esta actividad en lugares públicos (restaurantes, hoteles y similares), ya que estas redes son las más atacadas por parte de los delincuentes.

  • Redactar un plan específico de ciberseguridad en la empresa

Aunque las medidas anteriores son muy efectivas, no podemos olvidar que es imprescindible redactar un análisis de vulnerabilidad en un plan de emergencia e invertir todo lo necesario en esta materia. No hacerlo es siempre sinónimo de fracaso, de problemas y de consecuencias imprevisibles.

Un delito informático tiene siempre dos objetivos: robarnos la plata de nuestra cuenta corriente, y recopilar información de nuestra clientela para estafarlos de la misma manera. No pongamos nunca en juego ni nuestra ciberseguridad ni la de las personas que han confiado en nuestra empresa.

Y, si todo lo anterior no funciona, debemos confiar en expertos en seguridad informática para que revisen hasta el más mínimo detalle todo lo sucedido en el sistema y evitar así los cometer errores de ciberseguridad. Seguramente, nos darán cumplida información al respecto y también consejos imprescindibles para que nuestra empresa sea mucho más segura y fiable. No dejemos este aspecto al azar e invirtamos en seguridad informática.

Nueva llamada a la acción

Sin comentarios

Publicar un comentario