seguimiento-de-usuarios

Tiempo de lectura: 3 minutos

La trazabilidad de cliente es vital para el marketing digital. Conocer los pasos que sigue el cliente para realizar la conversión da mucha información, la cual puede transformarse en conocimiento para mejorar la estrategia de venta. Sin un correcto rastreo no se llegarán a conocer los puntos de contacto, por lo que se perderá una gran capacidad de mejora.

¿En qué consiste el seguimiento de usuarios?

El seguimiento de usuarios consiste en descubrir cuándo y dónde se están dando los puntos de contacto que llevan a una conversión. En términos generales, se trata de una investigación de mercado centrada en el comportamiento del usuario. El objetivo es, a la vez, conocer el comportamiento del comprador en la página y las acciones que va realizando.

La información obtenida es esencial para mejorar la usabilidad de una página, una característica indispensable que busca adaptar toda web a sus usuarios. Al final, lo que se busca es aumentar el número de ventas, conversiones o alcanzar de manera más eficaz el objetivo que persigue la página en cuestión. Así, el comportamiento de los usuarios se convierte en un recurso de valor incalculable.

Es posible descubrir el grado de implicación del público, sus necesidades, cuál es el impacto de una determinada campaña en marcha, la eficacia de la página para fomentar la conversión o el grado de unión entre cliente y marca. Todos estos datos servirán, una vez analizados, para plantear hipótesis de la experiencia de usuario ante una determinada estrategia o táctica usada.

¿Cómo se realiza un buen seguimiento?

Para realizar este seguimiento sin recurrir a las plataformas digitales de análisis, es necesario tener en cuenta una serie de indicaciones. Con ellas se podrá realizar un buen seguimiento, el cual respete la privacidad de los usuarios y, además, ofrezca todos los datos necesarios para analizarlos posteriormente.

¿Cuáles son esas indicaciones?

  • Tener una estrategia clara de lo que se va a analizar: no hay cabida para un análisis aleatorio. Hay que tener claros los puntos de contacto que más interesan y establecer formas de medir su impacto en las interacciones que realiza el cliente. Así, se podrá mejorar el rendimiento del propio punto de contacto, el cual será cada vez más eficiente en relación a la interacción con el usuario.
  • Evaluación continua: la transformación digital obliga a llevar a cabo una evaluación constante de diferentes aspectos. Ya sean los indicadores de rendimiento o los ya mencionados puntos de contacto, lo ideal es mantener una evaluación de los mismos. El motivo es bien claro: el comportamiento del usuario cambia rápidamente y hay que adaptarse a estos cambios. De esta manera, se separa lo que funciona de lo que no.
  • Tener en cuenta a la competencia: otro aspecto a tener en cuenta es la competencia y las estrategias que están utilizando. La información que ofrecen también es valiosa, ya que es otro punto de vista que puede mostrar puntos ciegos o una manera de actuar novedosa. Además, también es posible ver los errores en los que se está cayendo para evitarlos y obtener una ventaja competitiva.
  • Análisis concienzudo y mejora: una vez conseguidos todos los datos en los puntos de contacto u otros indicadores, conviene analizarlos para transformarlos en información útil y aplicable para obtener una mejora. Solo así se consiguen pulir al máximo las estrategias y tácticas encaminadas a guiar al cliente hacia la conversión o a que confíe en la marca.

En definitiva, la trazabilidad de cliente es esencial para la mejora continua del marketing digital. La digitalización de documentos ha cambiado las reglas del juego, pero mantener un análisis de determinados elementos sigue siendo la única opción de mejora y crecimiento.

 

Sin comentarios

Publicar un comentario