5 Claves para controlar la reputación online de tu empresa

Tiempo de lectura: 3 minutos

Si nos preguntas por una pieza fundamental de toda empresa en Internet te responderemos, sin duda, que la gestión de la reputación online juega un papel muy importante hoy en día. Además de toda la publicidad que un negocio pueda generar, la reputación online es una pieza fundamental en el éxito de su presencia en internet.

 

Tienes que pensar que internet funciona siempre, no tiene horarios, ni cierra los festivos. Todo el día, durante 24 horas, se recogen innumerables opiniones sobre marcas, individuos, empresas y productos que pueden repercutir a tu negocio de una forma u otra. Por eso es importante llevar a cabo un control exhaustivo de lo que se dice de nuestra empresa en internet.

 

Es importante tener una buena gestión reputacional, ya que según datos obtenidos del estudio ‘Radiografía del empoderamiento en Chile y el rol de las redes sociales’ el usuario o cliente actual, está mucho más informado, lee experiencias de otros usuarios antes de comprar y es más proactivo a la hora de preguntar sobre los productos o servicios que quiere buscar.

 

Las estadísticas confirman esta teoría, y es que el 92% de las personas confían en las revisiones en línea y el 91% de las personas tienen en cuenta las revisiones en línea de forma regular u ocasional, algo que describe claramente la importancia de lo que se dice de nuestra empresa en internet y de tener buenas calificaciones y críticas positivas de negocios.

 

Hay dos aspectos que tenemos que diferenciar en este proceso; por un lado la reputación online, de la que venimos hablando y, por otro, la imagen de marca. La reputación online es lo que otros dicen de nosotros, mientras que la imagen de marca es lo que nosotros decimos y queremos que digan de nuestra empresa. Por tanto, en la medida que construyamos una buena imagen de marca, contribuiremos a mejorar nuestra reputación online.

 

¿Qué podemos hacer para mejorar nuestra reputación online?

 

Hay algunos aspectos que, desde mucho antes de la digitalización, influyen en nuestra reputación, como son: nuestros empleados y directivos, la eficiencia y profesionalidad, así como los propios clientes de tu empresa. Si estos tienen una buena imagen de la compañía, transmitirán positivamente tu imagen, fomentando una buena reputación.

 

En la actualidad, con la digitalización y todas las facilidades a nuestro alcance, podemos contribuir de muchas más formas a potenciar y mejorar nuestra reputación online.

 

Se destacan 5 aspectos:

 

1. Analiza lo que dicen: se conoce como escucha social. Es importante hacer un seguimiento de lo que terceros hablan de tu empresa. Es la única forma de saber si lo que estás haciendo tiene o no resultados positivos y ayudarte así a redirigir y optimizar las estrategias definidas.

 

2. Creación de un sitio web: para tener una buena reputación online debes tener una página web de calidad. Una empresa que no tiene página, no solo es sospechosa sino que también pierde muchos puntos. Tu página web es un buen lugar para que te conozcan, y sobre todo para hablar de todo lo que pasa en tu empresa. Es muy necesario que cuente con elementos corporativos, un buen diseño y, sobre todo, una correcta usabilidad. La finalidad es que todos los usuarios que entren a tu web, se lleven la mejor experiencia posible, quieran volver y la recomienden. Es el momento clave para fidelizarlos.

 

3. Mejora tu presencia en redes sociales: las redes sociales están a la orden del día. El efecto de nuestra marca personal si los perfiles sociales están abiertos e inactivos, será negativo. No merece la pena abrir todas las redes sociales, solo las que encajan con nuestro modelo de negocio y donde se encuentre nuestro público objetivo, incluyendo la selección más adecuada en el social media plan. Es muy importante estar en las redes que de verdad van a conseguir contactar con nuestro público y que nos ayuden a mejorar la presencia y reputación online de nuestra empresa.

 

4. Contenido de calidad: ligado con la premisa anterior, está lo que denominamos ‘contenido de calidad’. Se trata de algo básico para nuestro negocio y para conseguir llegar al mayor número de personas posible con cierta afinidad y posibilidad de convertir en cliente. Tenemos que aportar contenido de calidad, información y datos de interés para nuestro público y nuestros clientes potenciales.

 

5. Consigue una buena atención al cliente: interactúa con tus usuarios, entiende lo que necesitan, lo que te piden y respondeles en consecuencia. En este caso vuelve a primar la calidad, pero sobre todo la rapidez. Hay diferentes software que pueden lograr una atención al cliente rápida y de calidad, sin necesidad de que tus trabajadores lleven a cabo este servicio.

Sin comentarios

Publicar un comentario